La casa danzante de Praga, el edificio de la Revolución de Terciopelo

Casa danzante de Praga - Dancing House

Praga es una de las joyas de Europa y una firme representante del paso de la historia por el continente. Como ciudad, nació en el siglo X alrededor de su famoso castillo y, en esto seguro que estamos de acuerdo, es una de las capitales con mayor encanto del viejo mundo.

El corazón de la ciudad es de estilo gótico, pero a lo largo de sus calles nos podemos encontrar, igualmente, con edificios de estilo renacentista, barroco, neoclásico y modernista, toda una amalgama de corrientes que casan a la perfección en su hermoso centro histórico.

Pero en esta ocasión nos centraremos en uno de los edificios más populares de la ciudad, aquel que recuerda a dos famosos bailarines, que se encuadra dentro del estilo deconstructivista y que lleva la firma de los arquitectos Vlado Milunić y Frank Gehry.

Hoy es el turno de la mundialmente conocida Casa Danzante de Praga.

Dónde encontrarla


Este curioso edificio está situado en uno de los márgenes del río Moldava, el más largo de la República Checa y que atraviesa alguna de las localidades más pintorescas del país hasta unirse, tras 430 km, con el Elba.

A solo 15 minutos andando se encuentra el famoso puente de Carlos IV y, no muy lejos de allí, el archiconocido reloj astronómico de Praga.

Cualquiera podría pensar, como así fue, que un edificio de estilo deconstructivista levantaría más de un recelo entre unos vecinos acostumbrados a vivir en un centro histórico alejado de las vanguardias.

Dónde está la casa danzante de praga

Veamos cómo surgió este proyecto:

Una historia de guerra y revolución


La historia de este curioso edificio levantado al calor de la llegada de la democracia a la antigua Checoslovaquia hunde sus raíces a finales de la Segunda Guerra Mundial, cuando la aviación estadounidense lanzó un terrible ataque contra la ciudad que, en sólo 5 minutos, acabó con la vida de 700 personas y destrozó alrededor de 200 edificios, entre ellos, una casa señorial que ocupaba el solar donde hoy se erige la casa danzante.

EL PROYECTO

Un solar abandonado

A finales de los años 80, cuando ya la estructura del edificio se había derrumbado y el solar estaba vacío, el respetado arquitecto Vlado Milunić presentó una idea a uno de los vecinos de la zona, el por aquel entonces reconocido disidente y dramaturgo, Václav Havel, cuya familia era propietaria de la casa en la que vivía el arquitecto.

Václav, quien a la postre sería presidente del país desde 1989 hasta 2003 (primero de la República de Checoslovaquia y después de la República Checa), y que había colaborado con Milunić un tiempo atrás, se guardó la idea para más adelante.

La Revolución de Terciopelo

Ante los eventos que propiciaron la caída del muro de Berlín, las protestas callejeras en contra del régimen político aumentaron, con Václav Hável a la cabeza de la llamada Revolución de Terciopelo, que derribó de forma pacífica (de ahí el terciopelo) al Partido Comunista de Checoslovaquia y estableció una república de tipo federal.

Una huelga general que paralizó el país acabó con el antiguo gobierno y elevó a Havel a la jefatura del nuevo estado. La idea de rehabilitar aquel antiguo solar cobró nuevamente fuerza y el arquitecto Milunić fue el escogido para liderar el proyecto.

Václav Havel encabeza la Revolución de Terciopelo

Nationale Nederlanden se hace carago del proyecto

El banco Nationale-Nederlanden, hoy más conocido como ING Group, entró como patrocinador al proyecto de mano de su representante en la zona y amigo de Mulinić, Pavel Koch, adquiriendo el solar. Su idea era crear un edificio emblemático para albergar su sede de Praga.

Contactaron con Milunić, al que sugirieron que colaborara con un arquitecto de renombre internacional en este ambicioso proyecto. Uno de los contactados fue el arquitecto francés Jean Nouvel, que rechazó la idea por lo limitado del espacio.

Sí aceptaría el arquitecto canadiense Frank Gehry, ganador del Premio Pritzker y autor de obras tan reconocidas como el museo Guggenheim de Bilbao o la Fundación Louis Vuitton.

Con total libertad creativa y un presupuesto sin límite, el dúo de arquitectos rescató la idea original y se puso manos a la obra.

LOS ARQUITECTOS

Vlado Milunić

El arquitecto Vlado Milunić nació en Croacia en 1941, pero desde los 16 años reside en Praga, ciudad donde se formó como arquitecto en el Instituto Superior Tecnológico y donde actualmente tiene su estudio.

Hasta su colaboración con Frank Gehry, la carrera de Milunic, que, si bien estaba muy bien considerado como arquitecto, no le había proporcionado ningún edificio de renombre.

Hasta entonces, había centrado sus proyectos en edificios de viviendas y residencias para ancianos y niños.

Sin embargo, a partir de la casa danzante, su prestigio aumentó y eso dio alas a su creatividad.

Vlado Milunić

Frank Gehry

Frank Gehry es un reputado arquitecto canadiense conocido mundialmente por las arriesgadas formas de sus obras, entre las que destacan el Museo Guggenheim de Bilbao, la Torre Gehry o el Pabellón Jay Pritzker, entre muchas otras.

Tras graduarse en la Universidad de California se trasladó a París para estudiar las obras de Le Corbusier y otros arquitectos europeos. A su regreso a EEUU, donde reside, abrió su propio despacho de arquitectura.

Entre los numerosos premios que le han sido otorgados a lo largo de su ya larga carrera, destacan la Medalla de Oro del AIA (American Institute of Architects), el Permio Príncipe de Asturias de las Artes o el Premio Pritzker, conocido como el Nobel de Arquitectura.

Frank Gehry

Diseño, construcción y significado


La obra comenzó en 1994 y se prolongó hasta 1996, año en el que fue inaugurada. Un año después sería galardonada por la revista Time debido a su diseño deconstructivista que, sin embargo, no cayó del todo bien en los vecinos.

El estilo deconstructivista

El deconstructivismo, como estilo, nació en la década de 1980 como un movimiento que busca la fragmentación de los edificios, el desafío a las líneas rectas y las formas geométricas clásicas.

Los edificios que se acogen dentro de este estilo muestran formas arriesgadas y, en ocasiones, dan la impresión de ser caóticos dentro de un orden establecido. Para su revestimiento es habitual el uso de materiales novedosos que se adapten al diseño ideado por el arquitecto.

Obras singulares deconstructivistas                           

Estilo deconstructivista

Vitra Design Museum, de Frank Gehry

Nueva sinagoga de Mainz, de Manuel Herz

UFA de Dresden, de Coop Himmelb

La casa danzante, el ying y el yang

La curiosa forma de este edificio de 8 plantas representa a dos bailarines que muestran, sin embargo, un curioso contraste que se acentúa si observamos los materiales empleados para cada uno de los dos edificios que componen la obra.

El concepto general del edificio es el contraste entre una figura dinámica (el ying) y una estática (el yang), cada una representada por uno de los edificios.

Frank Gehry las bautizó como Ginger y Fred, en honor a la pareja cinematográfica formada por Ginger Rogers, la figura dinámica, y Fred Astaire, la estática.

Fred & Ginger, ying & yang de la casa danzante de praga

Edificio Ginger (el ying)

El edificio Ginger está representado por la torre de cristal, que se sostiene sobre una serie de columnas de formas curvas que le dan un aire grácil a la figura del edificio que, como podemos ver, se contrae en la zona central para volver a proyectarse hacia el exterior en la parte superior.

Esta torre está revestida por dos capas de muro cortina, ambas de vidrio, estando la exterior sujeta al edificio mediante una estructura de acero.

Edificio Fred (el yang)

Por su parte, el edificio que representaría a Fred Astaire está sostenido por tres pilares y su fachada, llena de líneas onduladas, cuenta con 99 paneles prefabricados de hormigón.

Llaman la atención las líneas curvas de las molduras de esta fachada, que contribuyen, junto con la forma curva del edificio y los marcos salientes de las ventanas, a distorsionar la perspectiva y hacerla todavía más curva.

Finalmente, el edificio está coronado por una llamativa escultura de tubos de metal recubierta por una malla de acero inoxidable.

Inauguración y polémica

En 1996, cuando el edificio fue inaugurado como sede del banco Nationale-Nederlanden, no pocas fueron las voces que se levantaron contra él, denominándolo como “the drunk” en alusión a que sus formas curvas recordaban más a una persona bebida que a dos bailarines.

Para muchos vecinos, este edificio de corte moderno estropeaba la estética de la ciudad, en la que predominan, como vimos más arriba, edificios de corte gótico y barroco.

Es en este punto en el que vuelve a aparecer la figura de Václav Havel, por aquella época ya presidente.

Y es que Havel, promotor de la idea, había seguido viviendo en la misma zona y durante los primeros años, hasta que su prestigio aumentó como punto turístico, defendió férreamente al edificio frente a sus detractores.

Hoy en día la casa danzante (el propio Gehry descartó el nombre de Ginger y Fred) es reconocida como la pieza más importante de la arquitectura posmoderna de Praga y, como tal, ha sido y es reconocida

Premios, reconocimientos e imagen actual

Además del premio de 1997 recibido por su diseño por parte de la revista Time, la casa danzante de Praga ha sido nombrada también una de las cinco obras más importantes de los años 90 según la revista Architekt.

En su propio país, donde recibió críticas e incluso comentarios sobre que debía ser demolida, fue lanzada como imagen para la moneda de 2.000 coronas checas por parte del Banco Nacional Checo, dentro de la serie de monedas “Diez Siglos de Arquitectura”

En la actualidad, el edificio es un hotel de lujo con cafetería y restaurante en la terraza al que los huéspedes y turistas pueden acudir para ver la ciudad de Praga desde los ojos de la casa danzante. 

Aquí ponemos punto y final a esta entrada sobre la casa danzante de Praga, uno de los edificios más reconocidos actualmente de la ciudad checa y, por extensión, del continente europeo que, como has podido comprobar, lleva a sus espaldas mucha más historia de lo que podría parecer en un primer momento.

Si has disfrutado con esta historia no dejes de visitar nuestra sección de noticias, donde encontrarás, además de post como este, otros muchos dedicados al mundo de la construcción, la rehabilitación, el software y, por supuesto, obras arquitectónicas singulares. Y si te han quedado ganas de seguir buceando en el mundo de la arquitectura, en nuestra sección de proyectos podrás ver más de 200 obras interesantes.