Fachada ventilada, una capa extra de protección y eficiencia

En los últimos años, los sistemas de fachada ventilada se están imponiendo tanto para la construcción de obra nueva como para la rehabilitación de edificios, dando lugar a resultados sorprendentes que consiguen cambiar por completo la imagen de inmuebles ya deteriorados.

Su popularización se debe a que, con este tipo de sistemas, consigue mejorarse en un porcentaje muy elevado la eficiencia energética de los edificios, lo que redunda en un mayor confort para los inquilinos.

La facilidad de su mantenimiento, su bajo coste y su durabilidad son algunas de sus ventajas de cara a utilizarlas en obra nueva. Además, la alta maleabilidad de algunos de los materiales utilizados permite construir arriesgados y vistosos diseños sin comprometer la estructura del edificio o su comportamiento energético.

Sistema de fachada ventilada


La fachada ventilada es un sistema de cerramiento que permite la colocación sobre una hoja interior, de una capa aislante y una hoja exterior mediante una estructura portante.

La distancia de separación entre las capas permite el paso de una corriente de aire entre el aislante y el revestimiento, generando un “efecto chimenea” que crea una ventilación natural.

Este efecto, mediante transferencia de calor por convección, hace que en verano la fachada ventilada se caliente y haga circular el aire en el interior de la cámara, sustituyendo el aire caliente por aire más frío. En cambio, durante los meses de invierno el aire de la cámara se calienta, pero no lo suficiente como para circular y renovarse.

Partes de una fachada ventilada


Como hemos comentado, las fachadas ventiladas están conformadas por varias capas y partes diferenciadas entre sí, ya que cada una cumple una función determinada:

Anclajes

Sobre la hoja interior se anclan una serie de piezas, los separadores, que se encargarán de solventar los problemas de desplome de la fachada. Opcionalmente se pueden añadir unos calzos aislantes para la rotura del puente térmico.

Sobre estos separadores se atornillan los perfiles, sobre los cuales se instalarán los conjuntos de soporte, con la función de regularse en altura conforme al material a utilizar en la hoja exterior.

En el caso de los sistemas de montaje STACBOND, sobre los anclajes se colocarán las bandejas de panel composite de aluminio según el sistema utilizado.

Capa aislante

En los sistemas de fachada ventilada no siempre se utiliza una capa aislante, pero, si se añade, se mejora considerablemente el aislamiento térmico y acústico del inmueble.

Como la capa aislante ocupa toda la fachada, contribuye a mejorar la totalidad de la envolvente, ya que protege las zonas más vulnerables a filtraciones, como ventanas, cajas de persiana, forjados, etc.

Como vemos en las entradas sobre aislantes térmicos y resistencia térmica, existen numerosos materiales en el mercado que son utilizados para el aislamiento térmico. En el caso de las fachadas ventiladas, las lanas minerales suelen ser los materiales más comunes

Hoja exterior

La función de la hoja exterior es la de separar físicamente los ambientes interior y exterior del edificio. Puede ser de diversos materiales, como veremos a continuación, y es la capa la responsable del efecto chimenea.

Esta hoja está compuesta por diferentes piezas separadas entre sí, para permitir el flujo de aire y evitar los problemas propios de la dilatación, contribuyendo con ello a aumentar la vida útil del producto.

Asimismo, la existencia de esta hoja también protege a la fachada original, en el caso de una rehabilitación, o a la portante, en el caso de obra nueva, frente a la entrada de humedades y condensación.               

Partes de una fachada ventilada

Coronación

La coronación es la pieza que se coloca en la parte superior de la fachada ventilada. Se utiliza para evitar la entrada de agua, pero dejando, al mismo tiempo, espacio suficiente para una correcta ventilación.

En el caso del panel composite de aluminio y según el sistema, la coronación podrá hacerse con el propio material en lugar de con una pieza externa.

Materiales para hoja exterior


El crecimiento de la popularidad del uso de la fachada ventilada como opción de cerramiento para edificios ha llevado a que aparezcan diferentes soluciones en el mercado, que van desde los composites hasta la madera o la cerámica.

Panel composite de aluminio

Es un material compuesto de dos chapas de aluminio y un núcleo interior de base termoplástica y carga mineral. Posee unas excelentes propiedades mecánicas, aportando planeidad superficial, durabilidad y facilidad de mantenimiento.

Entre sus propiedades destacan:

  • Estabilidad dimensional, que permite dimensionar el material sin deformaciones
  • Montaje rápido y sencillo gracias a los diferentes sistemas de montaje
  • Amplia gama de acabados
  • Durabilidad y resistencia a la corrosión y desgaste
  • Ligereza, gracias a la baja densidad del aluminio
panel composite de aluminio

Madera

Los tableros de madera para fachada ventilada están formados por un tablero estratificado conformado por fibras comprimidas y tratadas y una chapa de madera natural.

La plancha se trata con un revestimiento que la protege ante la radiación UV y otros agentes atmosféricos y la protege contra el fuego

Textura madera para fachada ventilada

Acero

El acero inoxidable también es uno de los materiales comunes en las fachadas ventiladas. Su resistencia a la corrosión, sus capacidades aislantes, así como su bajo mantenimiento son algunas de las ventajas que ofrece.

Además, su maleabilidad permite construir estructuras con una gran curvatura y pulido. El gran inconveniente del material es, sin duda, su alto precio.

Textura acero

Piedra

El uso de piedra natural para fachada ventilada es bastante popular y suele utilizarse, sobre todo, para obras de rehabilitación. Se trata de un material no inflamable y aislante térmico, además de presentar una gran durabilidad y un impacto estético agradable.

Textura piedra fachada ventilada

Cerámica

El revestimiento en cerámica es uno de los más populares y utilizados. Estamos ante un material de fácil colocación y sustitución en caso de rotura y un excelente aislante acústico, además de que apenas necesita mantenimiento.

Textura cerámica

Ventajas de la fachada ventilada


El hecho de que la instalación de fachada ventilada se haya vuelto un recurso tan popular en el mundo de la construcción se apoya en sus numerosas ventajas.

Como veremos a continuación, este sistema ayuda a superar los problemas más habituales de las viviendas antiguas o mal aisladas.

Ahorro energético

La fachada ventilada, como hemos visto más arriba, permite un notable ahorro energético en el edificio gracias al efecto chimenea que genera, que resulta en una menor absorción del calor en los meses cálidos y una menor dispersión en los fríos.

Pero, además, el sistema de fachada ventilada:

  • Reduce saltos térmicos
  • Evita humedades
  • No se producen condensaciones intersticiales y superficiales interiores
  • Evita puentes térmicos
  • Aligera la envolvente

Mantenimiento

Generalmente, y debido a la capa de material que se utiliza en la hoja exterior de la fachada ventilada, su mantenimiento es sencillo.

Ligereza estructural

El cerramiento exterior, al ir anclado a la fachada, puede permitirse trabajar con materiales muy ligeros, como el aluminio, que no suponen un esfuerzo extra al edificio en comparación con las funciones que aporta.

La ligereza de la estructura hace que el material sea sencillo de transportar, instalar y mantener en el tiempo, haciendo sencilla incluso su sustitución en caso de rotura.

Con este último punto damos por rematado este artículo sobre el sistema de fachada ventilada. Si es un tema que te interesa y quieres profundizar más en él, aquí encontrarás un manual básico sobre el sistema, materiales e información más técnica.